Entradas

“Tengo muchas facetas y me gusta moverme entre ellas. Puede que lo siguiente sea un mix de todo lo que he hecho antes, mi yo al completo, jajaja”

El hombre con el apellido más molón del universo está que se sale. Y ello, sin salir de casa. Cuando Francia declaró la cuarentena, el pasado 15 de marzo, Arnaud Rebotini puso en marcha un proyecto llamado ‘This Is a Quarantine’ que a día de hoy va ya por el octavo disco y que ha contado con el arte remezclador de gente de la talla de David Carretta, Djedjotronic, Max Durante, Miss Kittin, Christian Zanesi, Étienne Jaumet… En la base de todo, el sonido auténtico, inconfundiblemente rebotiniano, que procuran los amados sintetizadores vintage del cofundador de la banda de glorioso electroclash Black Strobe, hoy laureado compositor de bandas sonoras e inconformista productor. Hablamos con él de sus múltiples facetas musicales, conocidas y por conocer.

Lo primero, ¿cómo estás, Arnaud?

Bien, gracias.

Estos meses hemos visto una España llena de idiotas que no han respetado la cuarentena, o que se manifestaban para que se acabara el confinamiento cuando la situación aún era crítica, o que no han llevado mascarilla pese a ser obligatoria. ¿Qué tal los franceses? ¿Tenéis también idiotas allí o viven todos aquí?

Creo que idiotas hay en todas partes, también tenemos ese tipo de personas en Francia, aunque creo que se ha respetado bastante bien la cuarentena.

Probablemente esta haya sido la crisis sanitaria más política de la historia. ‘This Is a Quarantine’, tu último y ambiciosísimo trabajo, tiene un trasfondo irónico en este sentido?

No, ‘This Is a Quarantine’ no tiene una intención irónica, es más una experiencia artística, el testimonio de cómo viví las cosas durante el confinamiento, también una mirada a lo que sucedió, como el debate sobre la Cloroquina o el uso de mascarillas.

Se trata de un proyecto muy ambicioso compuesto por ocho discos e implica a grandes productores que remezclan tus temas, desde Miss Kittin hasta Max Durante o David Carretta… ¿Cómo ocurrió? ¿Una idea inicial se fue haciendo más y más compleja?

Cuando el Gobierno anunció aquí la cuarentena, lo que había venido precedido por la cancelación de todos mis gigs, sentí la necesidad de mantener un vínculo con mi público. Como estaba confinado en mi estudio decidí publicar una canción por semana. Luego pensé que estaría bien involucrar a más gente, así que comencé a preguntar a los productores que me gustan si les apetecería hacer remezclas. Y como se puede ver, la respuesta fue bastante positiva.

¿El proyecto acaba aquí o habrá más?

Tengo el plan de hacer un noveno EP para el lanzamiento de vinilo, presumiblemente en septiembre.

En este trabajo hay algunos secuenciadores ‘muy Rebotini’ y sonidos de un techno y un electro muy puros, también sonidos industriales aquí y allá. ¿Cuál fue el concepto musical del proyecto? ¿Iba de libertad total o había un plan concreto?

La idea original era justo lo que has dicho, producir algunos sonidos electro/techno con maquinaria vintage y hacer algo intuitivo y espontáneo. 

He leído acerca de tu amor por los sintes vintage. ¿Cuál es la joya de tu colección y cuál el último que te has comprado?

Tengo un montón de joyas, pero ahora mismo me encanta mi Memorymoog y el Oberheim Two Voice. El último que he comprado ha sido un Prophet 5.

Toda tu carrera te describe no ya como un disidente (recuerdo el shock inicial al escuchar ‘Burn Your Own Church’, tan diferente al ‘Me and Madonna’ previo), sino como un artista que hace lo que quiere en cada momento en vez de, por ejemplo, ser fiel a un ‘sonido propio’, lo cual podría ser mucho más rentable. Esto queda muy patente, por ejemplo, en tu album ‘Organique’, que parece hecho por ‘otro Rebotini’, ¿me equivoco?

Sí, tengo muchas facetas y me gusta moverme entre ellas. Puede que la siguiente sea un mix de todo lo que he hecho antes, mi yo al completo [risas]. Lo cierto es que a menudo siento la necesidad de hacer algo diferente a la música de club.

¿Cuál es la historia detrás de ‘Organique’ y por qué lo has reeditado?

Organique fue mi primer álbum, hecho en un periodo en que estaba a salvo de las corrientes del tiempo y las modas. Así que lo hice con absoluta libertad. Lo relancé porque tiene ya 20 años y porque mi próximo disco toma muchas de las ideas que había esbozado en ese primer trabajo.

También has trabajado intensamente en bandas sonoras (de hecho, en 2018 recibiste un premio César por la de ‘120 battements par minute’). ¿Es divertido? ¿Enriquecedor?

Me encanta dedicarme a eso. Te da la oportunidad de trabajar con gente de otra disciplina artística. Para mí cada una de las veces ha sido una experiencia muy enriquecedora.

Se siente, pero soy una romántica que se niega a creer que la música es un trabajo como cualquier otro, así que ahí va eso: ¿es la creación musical un ejercicio de narcisismo o, por el contrario, es un intento de cubrir una distancia, de alcanzar el alma de las personas que escuchan?

¡Es ambas cosas, narcisismo y conexión con el otro!

¿Estás entre los que creen que habrá un antes y un después del coronavirus o piensas que todo volverá, como un muelle, a la situación previa (también en lo referente a clubes, festivales, vida nocturna, música…)?

Creo que todo volverá a como estaba antes, excepto por que nos lavaremos las manos un poco más a menudo.

Mientras tanto estás haciendo streamings desde tu estudio en Facebook. ¿Alguna nueva fecha a la vista?

Probablemente haga otro alrededor del 20 de junio.

Una masculinidad desbordante ha sido siempre tan ‘Rebotini style’ como los secuenciadores ácidos e inconfundibles de los que hablábamos al principio. Así que tres preguntas para terminar (la primera, de despiste). 1. ¿Por qué el título ‘To (Wo)Men on the Assembly Line? 2. ¿Llevas gafas de sol por la noche? 3. ¿Te quieres casar conmigo?

1. Con ‘To (Wo)men on The Assembly Line’ quise homenajear a las mujeres y los hombres que han hecho posible que el país continuase operativo durante el periodo de estricto confinamiento. Pero también a aquellos que reanudarán su trabajo en las fábricas, la construcción, el procesamiento de alimentos y los servicios que impulsarán la economía, a menudo en trabajos mal considerados y peor pagados, pero esenciales para el funcionamiento de nuestra sociedad.

2. No llevo gafas de sol por la noche… Lo siento.

3. Y ya estoy casado… Lo siento otra vez…

Por Yiyi Jolie
@JolieYiyi

El próximo 23 de febrero se publica «Depth Charged», el nuevo álbum del artista y productor francés Terence Fixmer.

«Depth Charged» es un disco introspectivo, oscuro y no exento de cierto riesgo, además de haber sido cuidadosamente producido. Para la creación del teaser ha contado con Amélie Ravalec, que dirigió el más que recomendable documental «Paris/Berlin: 20 years of Underground Techno«.

El 28 de febrero, Terence Fixmer estrenará el disco en directo en el club Berghain (Berlín), puedes consultar toda la información del evento en la web del club. La gira también pasará por España, será el 9 de mayo en Industrial Copera (Granada).

Listen:

Artista: PVNV
Album: Consortium EP
Label: TAAPION RECORDS
Release date: 17-11-2014

El bosque pensante

Los aldeanos de este valle no son de la misma tribu que la del valle de al lado. Tienen costumbres distintas. A diferencia de los que viven 50 millas al Norte, no hablan el mismo dialecto. Si los comparamos con los que viven 200 millas al Sur, tienen la piel más oscura. A lo largo de la región se reparten diferentes etnias, pero todas comparten el mito de los árboles que hablan en sueños y el mismo temor a quedarse dormidos en el bosque.

Cuando llegamos al valle, solo buscábamos insectos. Cada día encontrábamos en los cazamariposas cientos de especies que nadie había visto antes. Muchas de ellas se parecen tanto a las ya conocidas, que no podemos diferenciarlas a simple vista. Tomamos muestras de su ADN y las analizamos en casa, porque la campaña es demasiado breve para interpretar los datos in situ. La semana pasada nos llegó desde la universidad el primer aviso de la incidencia.

Una conífera, que convenimos llamar Jesús, había sido encontrada en múltiples catas, geográficamente muy distantes. No solo la misma especie, sino el mismo ejemplar, se repetía en las muestras del mes pasado y coincidían con otras del año anterior. No es exacto imaginar que Jesús sea un árbol que vive en todas partes del bosque, sino que todos los árboles del bosque lo son.

Ayer enviaron un equipo botánico para estudiar el caso. Ahora que ha cambiado la prioridad en la investigación, los entomólogos quedamos a su servicio. Dicen que el bosque es un único ser vivo, una red de raíces conectadas, como un inmenso hongo continental. Han comprobado que presenta actividad eléctrica, ondas alfa y beta. Dos etnólogas intentan recabar testimonios de los indígenas, pero ninguno de los que durmieron en el bosque quiere hablar con ellas. Solo han podido acercarse a los parientes. Dicen que no han vuelto a dormir desde que el bosque les habló y que a veces se quedan murmurando un rato, con los labios rozando la tierra.

Artista: Antigone, PVNV, Roman Poncet, Shlømo & AWB.
Album: Various Artists
Label: Taapion Records

Rueda de reconocimiento

Cada vez que se descubre la ventana espejo, siento el mismo nerviosismo. Parezco un director de escena el día del estreno. Ya que juntar personas parece tan fácil, casi nadie valora este trabajo. Hoy pueden ser cinco muchachos de la banlieue, pero igualmente podrían ser cinco niños pijos del 8º arrondissement. La gente no valora los matices y la sutileza que esconde esta disciplina. Es un arte y un desafío. Sólo el testigo advierte su profundidad, en cuanto que no sabe a quién de todos elegir. Cuando realizo el cuadro de sospechosos debo conseguir que todos parezcan culpables por igual. La composición debe estar perfectamente equilibrada. Un recopilatorio debe ser justo y representativo, procurando que todos sus elementos sean especiales y, al mismo tiempo, guarden una afinidad. Lo hace el curator en la exposición colectiva y también el seleccionador nacional de fútbol. Como el editor que sufre diseñando la retrospectiva fundamental, busco que las piezas encajen, dialoguen y se complementen.

Todos los comisarios de la prefectura de Bercy han disfrutado de un gran tablón de notas en su despacho, una pared donde colgar sus pesquisas, sus polaroids y los registros de pruebas. Ahora usan cinta adhesiva, pero los más antiguos preferían alfileres. Es necesario que todo esté a la vista, como un plano del metro que contenga todas las estaciones, para que el investigador recorra una y otra vez las líneas, buscando las conexiones que den sentido al conjunto. Ese gran mural encierra el misterio que resuelve el caso. ¿Qué hay entre la Gare d’Austerlitz y la Gare de Lyon? Todo está ahí desde el principio, delante de tus ojos, aunque de momento no llegues a verlo. Cada crimen, cada suceso tiene un móvil. Encontrarlo es toda una ciencia. Nuestra instrucción nos lleva a la causa a través del efecto. Empezamos la casa por el tejado y llegamos a las raíces del asunto. El germen siempre está abajo, en el subsuelo.

Al igual que el escaparatista compone una sinfonía el las vitrinas de los grandes almacenes para seducir al viandante, atraparlo y que entre a gastar su dinero; organizar una rueda de reconocimiento es un verdadero arte. La muestra que se ofrezca será definitiva. Los presuntos implicados, los sospechosos, los confidentes y los gendarmes de control deben estar mezclados con astucia. Al final, da igual que el testigo se decante por uno u otro. A mí no me importa que un inocente acabe en la cárcel o que el peor malhechor salga libre por la mañana. Da igual a quién elija la anciana de la portería que lo vio todo por la mirilla de la puerta, o el taxista al que por poco un alunicero a la fuga embiste en Pigalle. Yo sólo pienso en la naturaleza muerta, en el bodegón extendido sobre el mantel de terciopelo y el claroscuro dramático de la luz lateral. Para mí, todos son iguales, estaban en la escena del crimen y corrieron hacia las sombras cuando fueron descubiertos.

www.facebook.com/taapionrecords