Review: Kangding Ray "Azores EP"

El esqueleto del vertebrado

Tras el nombre Kangding Ray está el francés David Letellier, graduado en arquitectura, creador de instalaciones y piezas cinéticas que exploran la percepción sonora en el espacio. En cuanto a escultor, él mismo define su trabajo como “un intento de expresar el sonido como una forma en movimiento”. Con el alias Kangding Ray responde al perfil característico de los artistas de Raster-Noton, el sello de Alva Noto, donde ha publicado cinco discos en la última década. Previo a la puntillosa brillantez tecnológica e intelectual de Raster-Noton, Kangding Ray fue guitarrista, sin que su carrera evidencie haber incurrido en la menor contradicción.

Su pasado rockero ha marcado una trayectoria en el lado opuesto a la cultura clubber desarrollada en cabinas de DJ y pistas de baile. Esta peculiaridad creativa viene a desmontar la categorización instrumental en favor de una visión global de la música, con independencia de qué artefactos se empleen para crearla, sean analógicos o máquinas. ¿y qué nos queda de aquel chico que tocaba la guitarra con sus amigos por diversión?

Por encima de cualquier otra cosa, Kangding Ray da importancia a la estructura ósea del ritmo, antes de pensar en cubrirla con músculos y piel. No se muestra remilgado con los acabados, si puede dejar el bastidor de acero a la vista.

“Azores EP” ha sido publicado en Figure, el technolabel de Len Faki, evitando la impoluta disciplina Raster-Noton para meter sin miedo los pies en los charcos de cerveza. Contiene cuatro tracks vigorosos, premeditadamente dirigidos a la pista de baile -con todos los respetos- para mayor gloria de la escena berlinesa. “Azores EP” es techno industrial contundente, emocionante y funcional, diseñado para subirte las pulsaciones de inmediato, hacer que te muevas y dejes de pensar.